sábado, 7 de julio de 2018

RINCONES DE VARANASI (4): UNIVERSIDAD Y TEMPLO DE BHU


B.H.U. son las siglas con las que se conoce la Universidad de Benarés (Banaras HinduUniversity), la universidad residencial más grandes de Asia.



Fundada en 1916 por Madan Mohan Malaviya, esta universidad cuenta con 140 departamentos de distintas disciplinas, yendo desde estudios tradicionales como el yoga o la medicina ayurveda, hasta estudios tan modernos como genética o ingeniería informática.

El campus está en un espacio de 5,3 km cuadrados, y en las distintas residencias de estudiantes viven más de 30.000 chicos y chicas de diferentes lugares de India y del mundo entero. Muchos españoles (y del resto de Europa) cursan aquí estudios de hindi o yoga, de música o sánscrito.

Dentro del campus de la universidad encontramos una miniciudad dentro de Varanasi, pues BHU cuenta con su propio suministro eléctrico, de agua, con bancos, hospitales, colegios, residencias para profesores y trabajadores de la universidad, parques, etc. La inmensa vegetación que rodea estas instalaciones hace que al cruzar sus puertas la temperatura ambiente baje al menos 1 o 2 grados, ¡cosa que se agradece en el verano y se siente en el invierno!

Malviya, fundador de la universidad, era abogado, pero pasados unos años dejó la abogacía y se unió al movimiento por la libertad de India junto a Gandhi. Después de estudiar en Inglaterra decidió que en el futuro quería fundar una universidad similar a las de Oxford y Cambrigde en Varanasi. Tal era su capacidad de convicción que el rey de Varanasi le cedió los terrenos para hacer la universidad, y distintos capitalistas indios dieron donativos para construir las facultades y residencias de estudiantes, que aún llevan sus nombres.


Malviya era un hombre religioso, y quería que en el centro del campus de la universidad hubiera un templo dedicado a Shiva, similar al Templo de Oro de la ciudad (Kashi Vishwanath Mandir). El templo se comenzó a construir en 1931 y se terminó en 1966 (35 años). Malviya no llegó a ver finalizado el templo ya que murió en 1946…

Hecho casi todo de mármol, el New Kashi Vishwanath Mandir (o templo de BHU) tiene la cúpula más grande del mundo en un templo, y mide 77 metros de altura siendo uno de los más altos de India.
Aunque está dedicado al dios Shiva, dentro se pueden encontrar altares con los diferentes dioses y diosas principales del hinduismo: Ganesha, Párvati, Durga, Saraswati, Hanuman, Laxmi y Vishnu. Además, decorando las paredes del templo en sus dos plantas, podemos encontrar inscripciones de los Vedas, de la Bhagavad Gita y de otros textos sagrados del hinduismo y el budismo.




Frente al Shiva lingam (símbolo del dios Shiva) en el altar principal, se encuentra una estatua de Nandi, el toro vehículo de Shiva. Según la creencia popular, si le pedimos un secreto a Nandi al oído él se lo transmite a Shiva y hace que se cumpla… así que no dejéis de hablar con Nandi, ¡y cuidado con lo que pedís!


El templo de BHU está rodeado de jardines donde se puede descansar en un ambiente de recogimiento. A la entrada del templo encontramos tiendas de regalos, librerías, y puestos de comida y de té donde descansar en un entorno de paz dentro de la ciudad de Varanasi.


Si quieres visitar con nosotros el templo y que te contemos más historias interesantes sobre él, contacta con notros para el tour de los templos.

Disfruta de Varanasi, vive Varanasi.

viernes, 22 de junio de 2018

RINCONES DE VARANASI (3). TULSI GHAT Y LOLARK KUND


Uno de los ghats con más actividad de la ciudad, además de Assi y el ghat principal (Dashashwamedh ghat), es Tulsi ghat.


Vistas de Tulsi Ghat


Situado al sur de la ciudad, muy cerca de Assi, Tulsi ghat fue llamado así en honor a un poeta y místico del s.XVII llamado Tulsidas, que entre otros escribió el poema épico de Ramicharitanamasa dedicado al dios Rama y conocido y venerado por muchos hindúes incluso en la actualidad.


Tulsidas
Tulsidas vivió en una pequeña habitación de este ghat que hoy en día se puede visitar, y en la que se encuentran algunos de sus objetos personales. Además, en la casa de Tulsidas hay un importante altar del dios Ganesha.







Subiendo las escaleras del ghat de frente nos encontramos con muchos pequeños altares dedicados al dios Shiva, y a la derecha hay otras escaleras que van a dar a un gimnasio tradicional (Akhara en hindi) fundado también por Tulsidas, donde aún los hombres practican a diario lucha libre o wrestling, deporte nacional del país que cuenta con muchos seguidores. Allí, en un ring de arena se les puede ver entrenando al amanecer, y ejercitando su cuerpo levantando piedras, trepando a los arboles o haciendo flexiones apoyados en ladrillos. Sin duda es un lugar curioso de visitar.


Akhara de Tulsi ghat

Hombres en el gimnasio tradicional (Akhara)


Si caminamos por el callejón que sale a la izquierda de las escaleras del “gimnasio” llegaremos al impresionante templo de Lolark Khund (antes de 1941 el nombre de Tulsi Ghat era Lolark Ghat). Es un original templo dedicado al dios Surya, el dios Sol.


Lolark Kund

Desde el 1500 AC, periodo del Mahabarata, había en ese lugar un templo dedicado al Lolarka, el dios Sol. Pero fue en el s. XVIII cuando el lugar donde estaba el altar fue reconstruido por el rey Amrit Rao, de la provincia de Bihar (al lado de Uttar Pradesh), en el s. XVIII. Dicho rey abdicó al contraer lepra, y se marchó a Varanasi en busca de salvación. Allí, donde ahora está este templo, había un árbol y un sadhu (retirante y asceta) que vivía bajo el árbol junto a un templo de Shiva. El rey le pidió ayuda para curarse, y el sadhu le dijo que construyera un templo con las dimensiones y estructura que ahora tiene Lolark Kind. Le recomendó bañarse allí todos los días y recitar unos mantras, y tras realizar estas prácticas en unos meses el rey se curó de la lepra.

Escalinatas de Lolark Kund



Se tiene la creencia de que las aguas de Lolark Kund son curativas, y una vez al año en la estación del Monzón se celebra el festival de Lolark Shasti en el que millones de personas de toda India vienen a Varanasi a bañarse, pues una de las cualidades de esa agua es la fertilidad. Las parejas se acercan con ofrendas, y tras bañarse juntos en el estanque, dejan allí sus ropas usadas y salen por la escalinata opuesta con ropa nueva.


Exterior de Lolark Kund

Justo al lado de Lolark Kund se pueden ver algunos edificios de una planta de agua que construyeron los británicos.

Además, en Tulsi ghat también se celebra cada tarde una pequeña ceremonia de Arti y una vez al año tiene lugar el festival de Nag Nathaiya dedicado al dios Krishna y su victoria sobre la serpiente Kaliya; este festival se celebra entre los meses de noviembre y diciembre, variando su fecha según el calendario lunar por el que se rigen las festividades del hinduismo.


Tulsi ghat durante el festival de Nag Nathaiya

Sin duda Lolark Kund es un lugar muy interesante para visitar durante los paseos por Varanasi a los que, si quieres, te acompañaremos...
 
Viendo la ceremonia de Arti en Tulsi ghat

Vistas al Ganges desde Tulsi ghat


lunes, 18 de junio de 2018

RINCONES DE VARANASI (2): ASSI GHAT


Situado al sur de la ciudad de Varanasi, Assi ghat es el último de los 84 ghats construidos a lo largo del río Ganges en la ciudad sagrada. Su nombre se debe a que según la creencia hindú la diosa Durga tiró su espada en el río Assi después de derrotar al demonio Shumbha-Nishumbha. El río Assí, que desemboca en el Ganges, marcaba el final de la ciudad hacia el sur, pero hoy en día tristemente se ha convertido en un vertedero de basura.

Assi ghat

Sin embargo, Assi ghat es uno de los ghats más famosos de la ciudad. Lleno de actividad de la mañana a la noche, visitado tanto por turistas occidentales como por peregrinos hindúes, es uno de los lugares preferidos para los jóvenes universitarios que por las tardes pasean por su plataforma y se reúnen a tocar música o tomar un chai (té con especias y leche) en sus muchas escaleras. También es un punto de referencia para los peregrinos llegados de todas partes de India, que se bañan en el río en esta zona.


Baño ritual en Assi ghat durante el festival de Chaat puja

Brahmanes celebrando Arti



Todos los días al amanecer se celebra en Assi ghat el conocido Subah-e-Banaras (buenos días Banaras), que consiste en una ceremonia religiosa de Arti en la que chicos brahmanes realizan el ritual mientras que chicas brahmanes recitan versos de los Vedas. Tras esta bella ceremonia hay un concierto de música clásica hindú (instrumental o vocal, dependiendo del día) y después una clase de yoga al aire libre a la que asisten muchas personas del barrio. Comenzando a las 5-5:30 am (dependiendo del amanecer en cada época del año) termina unas dos horas más tarde.


Brahmanes cantando los Vedas





Concierto de música clásica

Clase de yoga


Por las tardes la gente de la zona sale a pasear, a sentarse en las escaleras para ver el Arti del atardecer, o para disfrutar de cualquier evento o festival que se esté celebrando en ese momento. Muchas de las personas extranjeras residentes en Varanasi eligen la zona de Assi ghat para vivir, ya que es más tranquila que el resto de las zonas cercanas al río de la ciudad. Además, hay una excelente pizzería con vistas al río (Vaatika), muchos puestos de chai, y un ambiente muy agradable para simplemente sentarse y sentir la ciudad.

Vista de Varanasi desde Assi ghat


Además Assi ghat es un buen lugar para tomar una barca y realizar un bonito paseo por el río Ganges, para alojarse en hoteles como Banaras Haveli, Palace on Ganges, o en hostales como The Blox, y para comer en Itihaas, Karki´s restaurant, etc. ¡Ah! ¡y para tomarse un chai en "Dada ki chai shop"!

Puesto de té de Dada

Dada y su jóven ayudante


Durante los paseos guiados por la ciudad que realizamos siempre visitamos Assi ghat, y a veces compartirnos un té mirando las vistas con nuestros amigos/clientes.

Si visitas Varanasi no dejes de ir... ¡Nos vemos en Assi ghat!

Tomando té con nuestro amigo en su puesto de Assi ghat


jueves, 14 de junio de 2018

RINCONES DE VARANASI (1): CHET SINGH GHAT


Varanasi, Benarés o Kashi (ciudad de la Luz) es un lugar muy especial situado a las orillas del río sagrado Ganges, en India.

Existen muchos mitos acerca de esta ciudad que algunos amamos y otros aborrecen o temen. En mis años de estancia en ella he escuchado muchas cosas diferentes sobre Varanasi: que hay muertos por todas partes, que hay tribus caníbales, que las cremaciones son espectáculos para los turistas… y muchas más historias que circulan por internet acerca de la ciudad sagrada.



Lo cierto es que Varanasi, dicen los hindúes, es más antigua que el tiempo. Algunos la han denominado “la ciudad habitada más antigua del mundo”, y no porque no haya ciudades más antiguas, sino porque esta mágica ciudad ha estado habitada desde el s VIII a C. y aún se conservan tradiciones y rituales de hace más de 3.500 años.

Con toda esta historia a sus espaldas es normal que se hayan creado cientos de mitos. Porque Varanasi no es una ciudad cualquiera… Y en esta y posteriores entradas de nuestro blog os queremos acercar a algunos de sus rincones más especiales.


Tras los muros de los famosos palacios a los pies de los ghats (escaleras que bajan al río) se esconden leyendas o realidades que a oídos del occidental resultan casi de ciencia ficción, pero que en muchos casos han sido una realidad. Pero Varanasi la realidad va más allá de la ficción…

Tal es el caso del bello palacio situado en Chet Singh Ghat. Se cuenta que este palacio del s. XVIII tiene una maldición a sus espaldas, ya que durante la época de dominio británico en India el entonces rey de Benarés celebró una cena a la que invitó a todos los sadhus y monjes de la ciudad menos a uno: Keenaram. Cuando éste se enteró de que todos habían sido invitados menos él se presentó en medio de la cena y maldijo al rey y su palacio diciéndole que a partir de ese momento solamente las palomas habitarían el lugar.
Chet Singh Ghat

Y así ha sido. Desde hace más de cien años el palacio está deshabitado y solamente palomas, papagayos y aves habitan sus muros, que se encuentras rigurosamente cerrados al público. En su recinto aún se pueden encontrar las cúpulas de 4 espectaculares templos dedicados a Shiva, una gran explanada en la que los chavales juegan al cricket y puertas selladas con cemento.

Chet Singh Ghat


Un rincón de Varanasi que sin duda merece la pena conocer durante nuestros paseos guiados por la ciudad.

Chet Singh Ghat


Os seguiremos descubriendo más rincones de Kashi, la ciudad de la Luz…

viernes, 13 de abril de 2018

Vive tu experiencia única en India

El verano se va acercando, y con él las tan esperadas vacaciones. Un tiempo que podemos dedicar a nosotros, bien para descansar en casa o para descubrir nuevos lugares, nuevas culturas... descubrirnos un poco más...

India es un destino que te ayuda a este descubrimiento interior. Es un tópico escuchar: "India no te deja indiferente!", pero después de años viviendo aquí y de trabajar con personas que la visitan, puedo afirmar que es así.



No es posible explicar con palabras lo que India te ofrece cuando te dejas fluir en ella... Te toca en lo más profundo del ser, transformándolo. Y aunque sean pocos días los que pases aquí, después ya nada vuelve a ser lo mismo.

Hay varios modos de pasar por cualquier país: como un turista que observa desde la superficie los monumentos, las calles, las personas, y como un viajero que quiere adentrarse en la cultura, en las raíces del lugar, sea cual sea.

A nosotros desde Sangha Services nos gusta compartir con las personas que visitan India la experiencia de ser viajeros, de conocer en la medida de lo posible las raíces de esta tierra ancestral, su conocimiento profundo sobre el ser humano, el yoga, la medicina tradicional. Por eso amamos nuestros VIAJES CULTURALES, que nacieron con una intención: la de permitir a los viajeros sentir India dentro de ellos, descubrirla poco a poco pero no en sus palacios o sus paisajes, sino en sus adentros.



Los viajes culturales no son viajes para recorrer varias ciudades en pocos días. Son viajes donde nos asentamos en la ciudad sagrada de Varanasi (Benarés), y recorremos en nuestras jornadas culturales los diferentes aspectos del país: sus religiones, sus sacramentos, sus tradiciones, su medicina, sus filosofías... Después durante las salidas ponemos en práctica y vivimos en primera persona lo aprendido, de manera que no se olvide fácilmente.

Pasar 7 días en Varanasi en un apartamento compartido con el resto de los viajeros, recibiendo desayuno y comida vegetarianos cocinados por una mujer en nuestro propio apartamento, nos permite sentirnos "como en casa", y poder descubrirnos un poco más. Al salir de nuestra zona de confort nos enfrentamos a miedos, manías, fantasmas... y eso nos ayuda sin duda a crecer.

Varanasi, la ciudad de la Luz. Una inmersión en el hinduismo.



Bodhgaya es un lugar donde la energía se siente en el ambiente. El árbol de la Iluminación de Buda nos ayuda a adentrarnos en el mundo del budismo, a conocerlo "in situ". Si, estar en el lugar en el que Sidharta Gautama alcanzó la Realización no es una experiencia cualquiera, sino una gran bendición. Por eso pasamos dos noches en Bodhgaya, conociendo lugares mágicos como el Pico del Buitre o la Universidad de Nalanda.



Y por supuesto no te irás de India sin visitar el Taj Mahal, el monumento más emblemático del país.


Sabemos que el viaje cultural no es un viaje cualquiera. Que no todas las personas están dispuestas a pasar sus vacaciones en India visitando "solamente" 4 ciudades, pero te garantizo que si eliges este viaje no te vas a arrepentir... porque no solamente vas a aprender de la India, sino que vas a aprender mucho de ti...

Elige la fecha que más te convenga...

¿Te vienes?











jueves, 12 de abril de 2018

"India, un vaivén de emociones". Testimonio de Carol A. Crespo


Te envuelve suave y tenue, pero intensa. India, rebosante de ruidos que son vida o de una vida hecha de sonidos. Olores, contacto. Es, y no pide permiso para serlo. Te ofrece su abrazo húmedo sin pudor, invadiendo tu intimidad, llegando a todos los rincones de tu cuerpo.

El primer “namasté”. Curioso, cómo hemos importado este concepto los/as occidentales. No es nuestro saludo, impersonal y susurrado apenas, evitando el contacto visual para que el otro/a no intuya siquiera lo que se mueve debajo de la superfície. Su “namasté” es un reconocimiento, sin ceremonia, un intercambio fugaz, pero real. Te veo, aquí y ahora, con lo que haya. Asientes e integras la lección de vida.

Perderte entre turistas es siempre confuso. Te agotan las energías fluyendo demasiado rápido. La masa humana fotografiando sin cesar difumina y nubla la belleza majestuosa del Taj Mahal. La serenidad del ocaso en el Fuerte Rojo te devuelve a la calma, y ensimismada haces y deshaces el camino, perdiéndote entre las últimas luces del día, adivinando la historia que se esconde entre sus muros.

La brisa dulce de los campos de arroz te descubre en la puerta abierta del vagón, y los primeros rayos de sol te acarician el rostro, acunándote, borrando los restos del cansancio acumulado.

Varanasi. Te recibe con sus manos cálidas, los brazos abiertos de un hogar revuelto, lleno de vida, de brillantes colores y experiencia sensorial. El griterío te envuelve y acalla el ruido interior, y abres los ojos tanto para retenerlo todo que te duelen del esfuerzo. Las viejas emociones no sentidas y las nuevas que surgen incipientes repiquetean luchando por salir y, al dejar la mochila en la cama de este nuevo hogar, sientes que todo lo que has caminado hasta ahora te ha llevado hasta este lugar, y por fin puedes respirar hondo y dejarte sostener, al ritmo de este dulce, suave y constante vaivén.

Te dejas estar en el silencio y las emociones se van asentando. Caminas y te das cuenta de que tu ritmo se ha hecho más lento, de que tu mirada se ha vuelto más despreocupada y, al mismo tiempo, más curiosa, atenta. Contemplas cada rincón y cada ceremonia con respeto, hundes tus manos en el Ganges. Un anciano llena tus manos vacías de pequeños pétalos para que puedas hacer tu ofrenda, sin cuestionarse el porqué estás allí, ni si eres o no una extraña. Le miras y, al fin, comprendes.


Gracias infinitas Cris y Ravi porque no se me ocurren mejores manos en las que podría haber estado. Gracias por la paciencia, las conversaciones, las risas y por la pasión que ponéis en vuestro trabajo. Fue un viaje precioso, cuidado y emocionante, lo guardo con mucho cariño en mi memoria.

Carol A. Crespo

miércoles, 11 de abril de 2018

"Mucho más que un viaje". Testimonio de Isabel

INDIA. Debería escribirse en Mayúsculas siempre.

Desde pequeña que vi una foto del TAJ MAHAL en un libro de texto, supe que INDIA  seria uno de mis destinos. 

Quería estar bien preparada para poder visitarla y sobre todo poder disfrutar de encontrar la paz de uno de los países mas importantes del mundo.
Su cultura, religiones, costumbres, olores, colores, tradiciones, ceremonias, danzas, gastronomía, arquitectura....... Tan diferentes a las nuestras y tan cercanas a mi. Necesitaba experimentar esta experiencia.

Y sin pensarlo cuando surgio la posibilidad de poder viajar a INDIA en compañia de Cristina y Ravi no me lo pense, sabia que con ellos podria disfrutar de una INDIA autentica y profunda con toda tranquilidad, y asi fue-

Gracias Cristina y Ravi por dedicar vuestro trabajo a cumplir sueños.
Gracias por toda vuestra experiencia.
Gracias por enseñarnos.

💜 INDIA